Lo ideal es que el lugar donde expongas tus trofeos tenga una humedad aproximada del 55%. Para conseguirlo, coloca algún recipiente con agua. Además, aléjalos de fuentes de calor –como radiadores ¡y chimeneas!– y evita cambios bruscos de temperatura.
Si cuentas con un auténtico salón de caza repleto de piezas, encárgale el mantenimiento a empresas dedicadas a la restauración y a la desinfección.
La polilla de la ropa es la gran enemiga de tus trofeos –y el terror de cualquier museo del mundo–. Sus larvas se alimentan, entre otros, de pelo, plumas, piel y cuernas. Con las pautas que te ofrecemos podrás mantenerlas a raya, pero si tu animal ha sido invadido por este insecto y no lo tratas a tiempo, despídete de él. Por eso te recomendamos no naturalizar en África las piezas que allí abatas, ya que lo más normal es que lleguen a nuestro país infectado de polillas.
Intenta mantenerlos en un espacio a unos 15º C: es una temperatura algo fría para la habitación de casa, pero es a la que los insectos se muestran inactivos. La humedad debe ser de alrededor del 55 por ciento, y evita los cambios de temperatura. Además, no te olvides de desinfectar el lugar dos o tres veces al año. Para ello puedes utilizar fumimoth ( ver producto pinchando aquí ) tendrá que cerrar la estancia y no entrar en ella hasta pasadas 24 horas–. Pero si quieres olvidarte de tener que cuidar tus trofeos, hay una solución: una vitrina hermética.
Recuerde que Taxidermia Miguel Ruiz tiene todo lo que Ud necesita para sus trofeos de caza puede acceder a nuestra pagina pinchando aquí www.taxidermiamiguelruiz.es